Cargando...
2021-07-09 Jon Zulueta

NECESITAMOS UN PLAN

Para mucha gente ya ha terminado, y para otra tanta está a punto de finalizar el curso. Son muchas las conclusiones que debemos extraer de este largo último año, en IZT miramos a nuestro sector y seguimos con atención el debate público que desde hace un tiempo viene hablando de la urgencia de la transformación digital.

Las carencias que se han detectado durante la pandemia, el uso de los fondos Next Generation, las incapacidades de las instituciones públicas... son muchos los vértices de este debate, pero en definitiva, el punto de partida para la solución debe ser cada organización. Identificando dónde estamos y a dónde queremos dirigirnos.

Una herramienta muy interesante para ello es el plan estratégico digital. Ahora que han aflorado las limitaciones digitales de la organización, debemos analizar la situación con perspectiva e identificar ventajas que aumenten la competitividad.

Un plan de estas características deberá tener una estructura en función de las dimensiones de la organización, pero deberá cumplir necesariamente los siguientes objetivos:

  • Diagnóstico de los sistemas de Información. (Sistemas de información, sistema de copias de seguridad, estado de los planes de contingencia...)
  • Estado de nuestras herramientas de trabajo (intranet, aplicaciones de gestión, herramientas de CRM, páginas web y aplicaciones)
  • Definición de objetivos y retos futuros.

Por supuesto, no todas las organizaciones disponen de recursos económicos suficientes para elaborar un plan de este calado. En estos casos, puede ser una buena opción poner en vías de solución las carencias que se han detectado el último año. Estas necesidades pueden ser diversas , queremos traer aquí dos de las que más hemos visto en el último año:

Teletrabajo: probablemente sea uno de los conceptos más utilizados en el último año. Aunque lo hemos dicho muchas veces, tenemos que repetirlo. El teletrabajo no es (o al menos no debería ser) trabajar desde casa. Creemos que el teletrabajo es tener la oportunidad de trabajar desde fuera del lugar de trabajo, como si estuviéramos en el centro de trabajo. Y para que esto sea posible, hay que tomar una serie de medidas en la organización:

  • Seleccionar el sistema de acceso remoto a la información y a los servicios de la organización: VPN, Terminal Server u otras aplicaciones: Hay que analizar las necesidades propias y optar por la que mejor se adapte.
  • La posibilidad de gestionar y compartir documentos en la nube también es imprescindible. Aconsejamos apostar por herramientas que ofrezcan garantías en el ámbito de la seguridad y la privacidad, como Alfresco y Nextcloud.

Páginas web y aplicaciones web eficaces: las páginas web no son sólo escaparates, sino que cada vez son más importantes en el desarrollo de los negocios. Además de dar información sobre las organizaciones, se utilizan cada vez más para la prestación del servicios: para relacionarse con los clientes, para hacer efectivos los procesos internos, para compartir información...

Es imprescindible que estos sitios estén actualizados. Hay que garantizar la exigencia tecnológica de cada mmomento. Y si hay posibilidad, una de las claves está en acertar a incorporar nuevas funcionalidades que respondan a las necesidades de los grupos de interés.

Así las cosas, cada vez más importante tener aplicaciones web que respondan a estas necesidades. Quien haya implementado aplicaciones (tienda on-line, sistema de inscripciones o gestiones on-line...) que puedan complementar o sustituir el modelo presencial ya ha hecho parte del camino.

La necesidad de la transformación digital está aquí, los macro debates prevalecerán en los próximos meses, pero la clave estará en hacer el camino en función de las necesidades de cada organización.